Banco De Chile

banco de chile - pésimo trato y gestión de promarket

Este reclamo tiene más de seis meses de antigüedad
Miércoles 07, Marzo 2012, Número de Reclamo: 198870 Foro Reclamos.cl
.
Compartir es ayudar:
Contactar al autor

Señores del Banco de Chile

Envío este reclamo después de varios malos ratos que he tenido que pasar con la atención que está entregando a sus clientes la empresa Promarket. En primera instancia, en el mes de enero de 2012, me contacté con un ejecutivo de la mencionada institución para obtener un crédito por $2.000.000, y por ende una cuenta corriente, la cual fue gestionado por Christian Oddershede C., ejecutivo de pre evaluación como tengo entendido.

Pasaron un par de semanas sin obtener ningún feedback de parte de él, por lo que decidí llamarlo a su teléfono fijo, lugar en donde me contestó Patricia González Vidal, quien me explicó que Oddershede ya no trabaja allí y que ella ahora estaba a cargo de mi causa. Me comentó que mi trámite estaba parado ya que faltaba la verificación de mi domicilio, a lo cual le contesté que prefería que me enviara el sistema Equifax, a lo que ella insistió en que su preferencia tendía al certificado de residencia normal.

Utilicé tiempo de mi mañana de trabajo, para ir a obtener el certificado de residencia y enviárselo, escaneado, por mail. Pasó una semana y no obtuve respuesta, por lo que la volví a llamar. En esa instancia, me contestó que los productos estaban listos, que los pasara a retirar. Fue allí que le comenté que el señor Oddershede había quedado en traérmelos a la oficina, a lo que ella respondió con tono imperativo que no era responsabilidad de ella, que ella sólo estaba terminando el trabajo de su ex compañero y que en ningún caso ella tenía la obligación de traérmelos.

Ante semejante negativa, y a pesar de mi molestia por el tono- semi despectivo- utilizado al tratarme de “Linda” para referirse a mí en reiteradas ocasiones, decidí escuchar la propuesta que me hizo: enviarme el kit de productos al Banco de Chile más cercano a mi oficina o casa. Le dije que prefería que fuese cercano a mi casa, por lo que quedamos en que el “packing” (como Ustedes le llaman) estaría a la vuelta de mis vacaciones extendidas por 10 días hábiles, tiempo suficiente, que considero, para que un despacho esté en su destino.

Pues bien, el 27 de febrero regresé a mi puesto de trabajo y llamé a la señorita Patricia para confirmar el despacho de mi chequera y tarjetas, ya que en mi domicilio yacía en el antejardín la primera cartola de mi cuenta, la cual indicaba que existía un monto de $2.000.000 a la fecha. Ese mismo día, me confirmó que los productos se encontraban en la sucursal acordada, por lo que hoy – martes 28 de febrero- a las 9.00 hrs, justo a la apertura del banco, fui en la búsqueda de mis pertenencias.

Cronológicamente hablando, estuve 1 hora y 15 minutos esperando que el empleado de Servicio al Cliente localizara un pack que no figuraba físicamente en ninguna sucursal, ni tampoco en el Banco Edwards que está cruzando la calle Príncipe de Gales. En ese momento ya perdí la paciencia y me contacté con el señor Cristóbal Mancilla, supervisor de la señorita González a quien expliqué todo lo escrito en esta carta, y le solicité que, por favor, me enviaran los productos a mi oficina ya que no puedo estar perdiendo más tiempo por culpa de gestiones descoordinadas y pasando malo ratos por el trato que se me dio.

Hoy por la tarde, a las 18:35 hrs. recibí un mail de Patricia pidiéndome que la contactara para que coordináramos la entrega del packing. La llamé, y me comentó que como “un favor” que le había pedido su jefe , el señor Mancilla, iba a tener que venir a dejarme mis cosas. Ante esta declaración, le dije que no podía quedarme sin decirle que consideraba que un mínimo de responsabilidad era haber constatado que mis cosas estuvieran donde correspondía, a lo que ella recalcó que hasta ahí no más llegaba su trabajo, que a ella no le correspondía hacer esa constatación porque ya pasaba a manos de terceros, y que en realidad ella me estaba haciendo un favor.

Entonces surgió una discusión más subida de tono en donde le repliqué que consideraba una ordinariez que me explicara lo que le correspondía hacer o no en su trabajo, en vez de darme una explicación profesional o una solución. A raíz de esto, ella se irritó y me contestó que a ella nadie la venía a tratar de ordinaria, amenazándome de que ya no me vendría a dejar lo acordado. Por lo que le corté el teléfono y llamé de inmediato al señor Mancilla quien no respondió su teléfono fijo a consecuencia de que – seguramente- su horario de trabajo a las 19.00 hrs. ya había finalizado.

En este interludio, decidí cancelar todo acuerdo anteriormente firmado con el Banco de Chile. No es posible que un banco, al cual yo consideraba uno de los mejores, tenga a personal tan poco capacitado para el trato con futuros clientes. Yo trabajo en comunicaciones, y el tono tratarme de Patricia, no me parece el indicado ni conmigo, ni con nadie. Los límites, obligaciones y responsabilidades de cada trabajador son de conocimiento de la empresa, y como tal, deben entregar respuestas claras y resolutivas ante cualquier situación que devenga problemáticas.

Luego de unos 20 minutos más tarde, Patricia llamó en tono más calmado y me comentó que podía hacer el reclamo correspondiente con su supervisor o vía carta directo a Ustedes, acción que yo ya había comenzado a redactar. Me pidió si nos podíamos juntar en algún lugar para entregarme el famoso kit, y accedí para no seguir más con este circo. Quedamos en que me lo irá a dejar a una Pizzería, cerca de su casa, a las 20:30 hrs., a la cual yo asistiría en mi tiempo libre. Todo esto, a raíz de que no consideró como una opción viable venir a Las Condes, a mi oficina, a dejármelo.

Dejo a criterio de Ustedes el análisis de la situación. Pero hago hincapié en que este tipo de situaciones ennegrecen el prestigio – o lo que queda de él en mi memoria- del Banco de Chile. No creo que una situación así se resuelva con una mero llamado de atención, sino que el foco está en poner atención en cómo se capacita a los ejecutivos en el manejo de crisis y de –ante todo- personas, profesionales quienes trabajamos y manejamos una estrecha agenda, quienes nos acercamos a un banco esperando a que sea el mejor y nos optimice los tiempos engorrosos de espera.

Saluda atentamente,

Bárbara Ahumada A.

Publicado por: IP 190.151.25.42 el Miércoles, Marzo 7, 2012 - 11:13. La persona que publicó este contenido se ha identificado internamente con su nombre, rut y otros datos aportados voluntariamente. Para tomar contacto con el autor considere las alternativas que se presentan a la derecha del contenido. Las opiniones publicadas por los usuarios del foro no reflejan necesariamente la opinión de los administradores de Reclamos.cl.
4