Toyota Bruno Fritsch (Av. Las Condes 11.780)

toyota bruno fritsch (av. las condes 11.780) - compré auto 100% japonés. fui engañado, porque aire ac. y llantas se instalaron m

Este reclamo tiene más de seis meses de antigüedad
Martes 09, Enero 2007, Número de Reclamo: 2428 Foro Reclamos.cl
.
Compartir es ayudar:
Contactar al autor
El autor de este reclamo ha sido contactado previamente por:
  • 1 Medio de comunicación

Compré un vehículo Toyota Yaris sedán versión GLI manual, color gris plata, año 2006, nuevo y full equipo, “100% japonés” según la publicidad del concesionario. Pagado al contado en dos cheques, el primero de $3.480.000 (del 30/05/06) y el segundo de $3.621.374 (del 09/06/06), ambos del Banco Santander Santiago.
El vehículo me fue entregado el viernes 09/06/06, en la concesionaria Toyota, Bruno Fritsch (Av. Las Condes 11.780) por el vendedor Don Pedro Barría Kavajin.
El viernes 15/09/06, a las 23:30 hrs. aprox. conducía mi automóvil a unos 80 kph por autopista Vespucio Sur, en dirección al poniente. Viajaba acompañado de mi novia. En esos momentos percibí una gran vibración por el costado izquierdo del vehículo, que me impedía dirigir adecuadamente el volante. Gracias a Dios, alcancé a abandonar la autopista y dirigirme hacia la rotonda Quilín, estacionándome finalmente en Avenida Quilín. Al descender del automóvil me percaté que había un perno roto en el suelo, el cual correspondía a la rueda delantera izquierda. Al examinar con mayor detención descubro con horror, que tres de los pernos que sujetan la llanta se habían quebrado, permaneciendo esta rueda sujeta solamente por un perno y resto de hilo de los pernos fracturados. Al inspeccionar las demás ruedas, observé que la rueda delantera derecha también presentaba un perno roto.
Posteriormente solicité el servicio de grúa de mi compañía de seguros (Cruz del Sur), quienes trasladaron el automóvil hacia mi hogar y consignaron en su informe el estado de las ruedas y pernos.
Alrededor de las 2:00 AM del día 16/09/06 realicé la constancia del accidente en la 46ª Comisaría de Carabineros de Macul.
A la mañana siguiente, me dirigí a la concesionaria, de la cual no obtuve ninguna respuesta o asesoría por ausencia de personal responsable, debido al feriado de Fiestas Patrias (esto significó que no pude salir fuera de Santiago como lo tenía planificado.
Sólo el miércoles 20/09/06, pude ser atendido por Don Juan Cereño, jefe de taller. Ese día, el automóvil fue revisado y supuestamente arreglado por los mecánicos de la concesionaria.
Es importante señalar que, debido a la demora de la grúa que debía transportar esa mañana, mi automóvil desde mi hogar hacia la concesionaria y posteriormente a la espera a la que me ví obligado, por no recibir un vehículo sustituto de parte del concesionario, mientras mi vehículo era inspeccionado, no pude asistir en todo el día a mi trabajo, generándome hasta hoy perjuicios laborales por dicha ausencia.
En relación a la reparación, se me señaló que los pernos y todo el material averiado habían sido sustituidos por repuestos originales; pero no recibí ningún informe escrito y detallado de los daños que efectivamente se descubrieron y repararon o los repuestos utilizados.
Además, me dijeron que todas las partes dañadas, especialmente los pernos serían analizados en “un laboratorio”, sin mencionarme cuando recibiría una respuesta clara sobre la génesis de este accidente, que pudo haber tenido consecuencias fatales si la rueda se desprende totalmente.
Durante esta inspección mecánica, y frente a una consulta mía en relación a la poca potencia del aire acondicionado (el cual se consigna en la factura de compra, como original de fábrica, o sea, JAPONÉS), descubro que no funciona, por estar mal instalado y que además dicha instalación se realizó en Chile, que no es por lo que yo pagué). Antes de comprar el vehículo, el vendedor me señaló que lo único que se instalaba en nuestro país era la radio con CD, que todo el resto del equipamiento, incluidas las llantas de aleación, cierre centralizado, alarma, etc. eran originales de fábrica.
Hasta la fecha, el sistema de aire acondicionado no ha sido reparado y ningún funcionario de la concesionaria se ha contactado conmigo.
El vehículo posee una garantía de 100.000 Kms o 5 años.
Considerando estos antecedentes, los cuales considero gravísimos, por cuanto mi vida y la de mi novia, estuvieron en serio peligro, solicito el cambio de vehículo en primera instancia (obviamente con equipamiento japonés original de fábrica). Además, exijo una indemnización o compensación económica, por cuanto, me siento engañado, decepcionado y estafado, ya que, como he señalado, este accidente pudo ser fatal.
NOTA: ESTA DECLARACIÓN FUE ENVIADA AL SERNAC HACE VARIOS MESES, PERO EL CASO AÚN ESTÁ EN TRAMITACIÓN. ESPERO QUE AL DIFUNDIRLA POR VUESTRO SITIO PRONTO LLEGUEMOS A BUEN PUERTO Y ESTE GRAVÍSIMO EPISODIO NO QUEDE IMPUNE. DESDE YA MUCHAS GRACIAS.

Publicado por: IP 200.104.110.112 el Martes, Enero 9, 2007 - 17:35. La persona que publicó este contenido se ha identificado internamente con su nombre, rut y otros datos aportados voluntariamente. Para tomar contacto con el autor considere las alternativas que se presentan a la derecha del contenido. Las opiniones publicadas por los usuarios del foro no reflejan necesariamente la opinión de los administradores de Reclamos.cl.
4