Evite
La Polar
Nota promedio: 2.7218
Por gestión de sus reclamos, evite y prefiera.
Sugerencia basada en la experiencia de 361 clientes de estas empresas, encuestados por reclamos.cl tiempo después de publicar su reclamo.Ver más comparaciones.
Facebook Twitter
Prefiera
Ripley
Nota promedio: 3.0044

  Paris, Falabella, Ripley Y Otras Inst. Financieras

Paris, falabella, ripley y otras inst. financieras - Cobros indebidos por créditos: basta de microestafas

Este reclamo tiene más de seis meses de antigüedad
Sábado 04, Octubre 2008, Número de Reclamo: 41314 Foro Reclamos.cl
.
Compartir
Twitter Facebook
Contactar al autor
El autor de este reclamo ha sido contactado por:
  • 1 Particular

Para vuestro conocimiento, pongo a disposición de ustedes una denuncia que hice al los organismos fiscalizadores que indico, acerca de cobros indebidos en créditos de casas comerciales e instituciones financieras. Si hay personas que al leer esta denuncia se sientan identificadas con el engaño denunciado, quizás sería importante que sumemos fuerzas individuales para presionar por una solución colectiva y definitiva. En este sentido, los insto a reforzar y potenciar la denuncia enviado un email a la misma lista de correo a la cual yo la envié, ya sea enviando su propia denuncia o señalando que se encuentran en una situación similar a la denunciada, aportando antecedentes adicionales que contribuyan a caracterizar completamente las microestafas de las que estamos siendo víctimas:

"Srs.
Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras
Superintendencia de Valores y Seguros
Servicio Nacional del Consumidor - SERNAC
Fiscalía Nacional Económica

Me dirijo respetuosamente a ustedes para plantear una situación que me ha afectado en lo particular pero que es absolutamente extensible a lo que le sucede a cientos de miles de consumidores de créditos de consumo. Mi denuncia es la siguiente: hace un tiempo atrás me dirigí a almacenes Paris para que me cambiaran el plástico de la terjeta debido a que ya tenía años y estaba rompiéndose. La ejecutiva que me atendió me recibió la tarjeta y me hizo firmar la recepción de la tarjeta nueva. Posteriormente hice una compra a crédito en 3 cuotas precio contado y al llegarme el primer estado de cuenta noté inmediatamente algo extraño: me aparecían cargados un seguro de cesantía y un seguro de desgravamen. Por supuesto que me indigné, porque yo jamás he contratado estos seguros y me engañaron: me hicieron firmar una recepción de un plástico nuevo que en realidad era un nuevo contrato, con productos que nunca se me consultó si yo los quería contratar. Debido a esto presenté reclamos por dos vías: directa, en almacenes Paris e indirecta, a través del SERNAC. Respecto al reclamo directo en almacenes paris, conseguí que me anularan el cargo por el seguro de cesantía y me devolvieran lo que me habían cobrado. Respecto al reclamo indirecto en SERNAC, y como me ha ocurrido en diversos reclamos ante este servicio, no conseguí absolutamente nada, ya que sólo recibí confirmaciones de no respuesta por parte del proveedor a las numerosas demandas de solución al problema.

Paralelamente, realicé averiguaciones en las WEB de la Super de Bancos y la Super de Valores y Seguros, confirmando que el seguro de desgravamen para este tipo de créditos es de contratación voluntaria entre las partes. Con esta información, insistí en almacenes Paris y se comprometieron a lo siguiente: solicitarían el antiguo contrato y si en él no existía el cargo por seguro de desgravamen, me devolverían lo cobrado y estudiarían la factibilidad de que yo pudiese seguir bajo las condiciones contractuales del contrato original. Posteriormente fui a revizar las condiciones del contrato y en la revisión que hice junto con el ejecutivo quedó absolutamente claro que no había cargo por seguro de desgravamen y que éste sólo aparecía en el contrato que me hicieron firmar dolosamente. Ante esto, don Freddy Guzmán Velasquez, de la sucursal Plaza Vespucio, se comprometió a la devolución de los cargos por el seguro, lo que en definitiva jamás ocurrió. Además se comprometió a averiguar si yo podía seguir con las condiciones de crédito originales, sin seguro de desgravamen. Para mi esto era simplemente que se tenía que mantener vigente mi contrato original por cuanto el nuevo fue firmado bajo engaño y por ello carece de validez. Hace poco recibí la llamada de la Sra. Silvia Fredes Vivar, Subjefe de Créditos y me comunicó que era imposible aceptar un crédito sin seguro de desgravamen, que lo único que me podía ofrecer era la alternativa que yo contratara dicho seguro en otra compañía, pero que para hacer uso del crédito estaba obligado a contratar un seguro de desgravamen. Le hice ver que esto era ilegal, que la Super de Bancos y de Valores y Seguros han dado instrucciones claras al respecto, pero simplemente las desconoció planteando que todo estaba en regla de acuerdo a la política de crédito de Paris. Ante esto, decidí no seguir discutiendo con ella ni con nadie más de la empresa y le solicité que me enviásen la respuesta por escrito, lo que tampoco hicieron.

Por lo anterior, es que solicito al organismo fiscalizador competente que investigue esta situación y me entregue una solución, no sólo a mi, sino a los cientos de miles de consumidores que están siendo ********s de la misma forma en que yo lo fui. Este problema no es puntual, y no está restringido sólo a la empresa Paris. Se encuentra completamente extendido entre las casas comerciales e instituciones financieras que otorgan créditos de consumo: incrementan las utilidades del negocio aprovechando la ignorancia o descuido de los consumidores, a través del trabajo sucio de los ejecutivos que atienden a los clientes. Las empresas se quedan con el botín y los ejecutivos con las comisiones. Este es el modus operandi de estos **********s de cuello y corbata. Por lo tanto, no existe ningún incentivo a la autoregulación, ya que la venta de seguros de desgravamen es parte integrante del negocio, lo que se refuerza cuando la aseguradora o la corredora son parte del mismo conglomerado empresarial (integración vertical). Y peor aún, no sólo no existe autoregulación, sino que esta conducta está tan masificada debido a que no existe fiscalización real, lo que en la práctica significa que se trata de una *****a masiva al amparo del Estado, el que no ejerce su rol fiscalizador. Tanto es así, que las empreas no tienen ningún empacho en no dar solución a un reclamo, ya que nadie las sanciona. Incluso se dan el lujo de no responder ninguno de los reiterados reclamos canalizados a través del SERNAC. Para cada consumidor se trata de un monto relativamente bajo, pero si se le cobra a todos los clientes de cada institución de crédito, la dimensión del negocio pasa a ser enorme. Debido a la nula regulación real, ha resultado muy fácil a las empresas, a través de sus ejecutivos, explotar el negocio: se aprovechan de la ignorancia de las personas, haciéndoles el cargo por el seguro sin que éstas hayan tomado conocimiento que en el crédito que estaban tomando se les estaba vendiendo además otro(s) producto(s) y una vez que ya firmaron, no pueden dar pie atrás. Y peor aún, aquellos que eventualmente se dan cuenta del cargo adicional que se les está agregando al crédito, son sutilmente convencidos que dicho cargo es "obligatorio" porque si va a contratar el crédito a cualquier otra institución, se lo van a cobrar igual. El colmo de este argumento es que es completamente cierto: en teoría, la contratación del seguro es voluntaria, pero en la práctica, como nadie fiscaliza que así sea, todas las instituciones lo exigen para acceder al crédito, con lo cual el consumidor se queda sin poder ejercer un derecho elemental de la libre competencia: no hay opciones, el crédito es sí o sí con seguro, es inútil caminar buscando una alternativa.

El problema planteado tiene varias aristas que deben ser investigadas y sancionadas. Lo más evidente, que la contratación del seguro de desgravamen (y otros) es voluntaria pero se exige como obligatoria (o inevitable, dado que todos lo hacen). A este respecto, sugiero una fiscalización firme de parte de órgano competente y que se implemente un mecanismo que proteja al consumidor de la manipulación de los ejecutivos. Por ejemplo, que se oblique a todas las instituciones a enviar una carta estándar, diseñada por la Superintendencia, a todas las personas que suscriben un contrato de crédito, donde cada empresa indique todos los costos desglosados que han sido cargados al crédito, donde además se explicite cuáles de ellos son de contratación voluntaria, y que en caso de no haber sido informados de estos cargos y que su contratación es voluntaria, los consumidores puedan recurrir a un procedimiento expedito a definir por la Superintendencia para que se anulen las cláusulas no acordadas, sin perjuicio de las sanciones que por estas irregularidades corresponda aplicar a la empresa. Para los cientos de miles de personas que ya han sido engañados, también se sugiere el envío de una carta informativa estándar, diseñanada por la superintendencia, desde las empresas a todos sus clientes con el detalle de los productos asociados al crédito, con carácter de contratación voluntaria, señalando explícitamente al consumidor tal condición y que si en el procedimiento de contratación del crédito no fue informado o se le obligó a tomar dichos productos, puede recurrir a un procedimiento expedito a definir por la Superintendencia para que se anulen las cláusulas no acordadas. Las personas deben tener la posibilidad de leer una explicación clara y objetiva de lo que firmaron, en cuanto a que los cargos por seguros son voluntarios, y de poder retractarse en el caso de no haber sido adecuadamente informados, lejos de la influencia de vendedores o ejecutivos inescrupulosos, quienes siempre se las arreglan para inducir al consumidor. Sin embargo, ninguna medida que apunte en ese sentido tendrá efecto real si no se ataca el problema macro: la no existencia concreta de alternativas de crédito sin seguros. Un consumidor no sacará absolutamente nada con enterarse que el crédito que suscribió tenía asociados cargos voluntarios, ya que al reclamar para que se los anulen lo invitarán cordialmente a tomar el crédito en otra institución, y como el consumidor requiere el crédito, no tendrá más opciones que aceptar las condiciones impuestas por la empresa, ya que es inútil buscar una alternativa.

Por otro lado, si las empresas tienen tanta necesidad que los créditos estén protegidos por un seguro de desgravamen, perfectamente pueden contratar un seguro colectivo y con ello dejar libre de este cargo la contratación del crédito individual. Esta es una opción que puede evaluar la superintendencia para proteger a los consumidores, permitiendo solamente la contratación de seguros colectivos, pero se debe imponer una restricción adicional: que ni la corredora ni la aseguradora tengan vínculos financieros con la empresa en cuestión. De lo contrario, no hay incentivos a contratar el seguro más económico.

Sólo como una aproximación para evaluar la dimensión de este problema, basta con buscar en internet, a través de google, opción búsqueda en Chile, palabras clave como: reclamo seguro desgravamen, o bien, reclamo seguro cesantia, y aparecerán cientos de casos con el denominador común planteado en esta denuncia.

Otra arista del problema tiene que ver con que en este mercado, el oferente está en una posición dominante respecto al consumidor. Este último no tiene opciones respecto a crédito sin seguros, lo cual implica al menos dos irregularidades: existe una venta atada y, aunque no exista un acuerdo colusivo, se dan todos los síntomas prácticos como si en realidad existiera: las empresas no permiten a los consumidores acceder a los productos de crédito si no adquieren además los seguros, los inducen a firmar señalando que todas las otras instituciones tampoco les otorgarán créditos si no aceptan los seguros. Por lo tanto, este no es un tema solamente para indagación intraempresa sino también interempresa o del mercado de las instituciones de créditos. Al respecto se hace absolutamente necesaria una investigación respecto al anormal funcionamiento de este mercado, por lo que solicito al órgano competente una investigación al respecto y se tomen las medidas correctivas necesarias.

Debido a que el tratamiento integral de este problema toca a distintas entidades fiscalizadoras, su solución integral necesariamente pasa por un trabajo conjunto entre éstas. Para que este tema sea adecuadamente considerado, enviaré copia de esta presentación al sistema de recepción de denuncias de la Presidencia de la República y a las comisiones parlamentarias relacionadas con estas irregularidades, y en caso de ser necesario, a la Comisión Defensora Ciudadana.

Esperando una buena acogida a la presente denuncia y una rápida tramitación y resolución, saluda cordialmente a ustedes

Guillermo Alex Fuentes Paredes
Economista"

La lista de distribución a la que hice llegar esta denuncia es la siguiente:

[email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected]

Me encuentro publicando y reenviando esta denuncia utilizando todas las opciones que encuentre en internet para poner en conocimiento de los consumidores de créditos de consumo la situación que nos está afectando y, si lo estiman necesario, puedan sumarse a la denuncia ante los organismos citados. Como antecedente, adjunto links a documentos informativos de las superintendencias de bancos e instituciones financieras y de valores y seguros, donde se señala que la contratación de seguros asociados a créditos de consumo es VOLUNTARIA:

http://www.sbif.cl/sbifweb/servlet/AtencionPublico?indice=1.2.1.1idConte...
(ver punto 4)

http://www.sbif.cl/sbifweb/internet/archivos/Info_Fin_2600_8741.xls
(ir al final del documento, sección NOTAS, primera nota)

http://www.sbif.cl/sbifweb/internet/archivos/norma_960_1.pdf
(en el ANEXO, primer recuadro, segunda nota)

http://www.sbif.cl/sbifweb/internet/archivos/norma_974_1.pdf
(en ANEXO, segundo recuadro, primera nota)

http://www.svs.cl/sitio/asegurado/doc/Guia_seg_desempleo_cesantia.pdf
(punto 3)

http://www.svs.cl/sitio/asegurado/doc/Guia_seg_desgravamen.pdf
(sección II, punto 2)

Si les parece, les solicito difundir. No hay peor amenaza para los negociados que consumidores activos e informados.

Muchas gracias por la atención.

Les saluda Cordialmente,

Guillermo Fuentes




Publicidad de Google Adwords
Publicado por: IP 190.20.104.2 el Sábado, Octubre 4, 2008 - 13:29. La persona que publicó este contenido se ha identificado internamente con su nombre, rut y otros datos aportados voluntariamente. Para tomar contacto con el autor considere las alternativas que se presentan a la derecha del contenido. Las opiniones publicadas por los usuarios del foro no reflejan necesariamente la opinión de los administradores de Reclamos.cl.
4