Este reclamo tiene más de seis meses de antigüedad
  • En Vitacura, Santiago, Chile
  • Lunes 17, Diciembre 2012
  • Número de Reclamo: 234762

Lexus

Fallas constantes en auto nuevo

SEÑORES lexus chile

PRESENTE


Durante el mes de Julio del presente año, compré un automóvil Lexus modelo IS250, que gentilmente y con total dedicación, me vendió la Sra. María Fernanda Burgos.

Luego de recibir el auto, no tardaron en surgir los inconvenientes.

La primera vez que acudí con el auto al taller, fue después de un siniestro que envié a reparar por un choque menor en la parte trasera del auto.

Realicé el trámite, tal cual lo indica el seguro y personal de Servicio, quienes gentilmente recibieron el auto para su reparación.

Pasó el tiempo, y nunca se me notificó que el auto se encontraba listo. Primer contratiempo.

Si yo no llamo para preguntar por el estado de la reparación, no me entero que estaba listo y disponible hace dos días. Al ir a retirar el auto, me encuentro con la sorpresa que el auto aún no llegaba, venía en camino desde Maipú. tuve que esperar 2 horas la llegada de él. Con lo que se me perjudica debido a mis ocupaciones.

Al revisar la entrega, me encontré con algunas rayas que no tenía inicialmente, nos referimos a un auto que ni siquiera tenía 2000 kms. y se trata de un par de rayas, a mi parecer, bastante feas en el parachoques delantero, producto de las amarras que hicieron con el auto en la grúa. Si bien es cierto que no son evidentes, se pueden ver a ojo un poco más minucioso. Las dejé pasar, aun cuando creo que el servicio y la manipulación de un auto de estas características debería ser extremadamente más cuidada.

El Sr. Molina, Jefe de Servicio, en aquella oportunidad, quedó de llamarme para coordinar la reparación de aquellos daños. Aún espero el llamado. Envié en aquella oportunidad también un mail, indicando mi molestia y pidiendo alguna explicación al tema. Explicación que jamás llegó.

Al poco tiempo después comencé a notar algunos otros desperfectos que comenzaron a incrementarse y a molestar, tales como ruido “cascabeleo” como le llaman sus técnicos en el conjunto de frenos, filtración de agua y ruido a través del sunroof y ruido en el subwoofer trasero. Esto, sin mencionar que el sistema de climatización emite un olor a desague muy desagradable siempre.

Para resolver estos “detalles”, acudí nuevamente con el Sr. Molina, quién revisó los detalles que individualizo, y pudo darse cuenta personalmente que existían, y no eran obra de mi imaginación. El, solicitó en aquella oportunidad, le llevara el auto para revisión y corrección de los detalles.

Al acudir en la oportunidad comprometida, dejé el auto a eso de las 10:00 y se me entregó el mismo día viernes a eso de las 18:00 hrs. Según el reporte del Sr. Molina, se efectuó un ajuste del sunroof, que “no cerraba bien en su parte trasera”, en sus propias palabras. Que se había revisado el sistema de climatización, no encontrando problemas y había sido ionizado. También me indicó, que se había hecho un requerimiento para ver el problema con el subwoofer, para descartar que se tratara de una falla y no una “condición del auto”, explicación que a mí no me convence. Dudo que en este o ningún otro auto, un ruido no propio sea una “condición del auto”.

Le recibí el auto, que tuve que volver a llevarle el día siguiente, al darme cuenta que su personal, no había tenido la mínima delicadeza de lavarse las manos y mucho menos usar guantes antes de manipular el sunroof, dejando el tapizado interior del techo del auto, lleno de marcas de manos con grasa. A lo que respondió que se les había pasado a él y al Sr. encargado de Control de Calidad, a lo que procedió el mismo a limpiarlo en frente mío, con un producto de limpieza en spray y un paño. Donde está el Control de calidad… aún me lo cuestiono, quedando aún, un par de manchas.

Le indiqué en aquella oportunidad que los frenos seguían sonando, a lo que me indicó, que se lo llevara nuevamente al taller para proceder, con la indicación de Toyota en esta falla, que al parecer es recurrente y resuelven brillantemente colocando una “pasta de cobre”.

El día Lunes el auto ya emitía el mismo olor a desaguee, tenía el mismo ruido en los frenos y además el sunroof seguía sonando.

Se ingresa nuevamente el auto, ésta vez lo dejé a las 9:00 y se me entregó al día siguiente a eso de las 15:00 hrs.

el reporte fue que, se agregó la famosa “pasta de cobre”, se ajustó el sunroof y se sustituyeron algunos filtros del sistema de climatización, además de haber colocado, en palabras del Sr. Molina, una goma en el subwoofer para evitar el ruido molesto.

Al llegar a mi casa, me dí cuenta que en el borde de la goma del sunroof, se había aplicado una pasta pegajosa, al preguntar me enteré que es vaselina. Yo me pregunto si esto será suficiente para evitar una filtración de agua y el ruido provocado por una goma, que a mi entender no se ve como la de un auto nuevo. Más me parece, una goma con uso y quemada por el sol, cosa rara, considerando que tengo estacionamiento subterráneo tanto en mi oficina como en mi casa, además lo cubro con una funda.

En lo referente al conjunto de frenos, no puedo negar que mejoró, aun cuando, de igual manera siento el ruido de forma aleatoria cuando cae a algún hoyo.

En referencia al sistema de climatización… cada día que pasa, empeora. Ya ni siquiera lo uso, lo mantengo apagado, el olor es asqueroso y ya he pasado un par de vergüenzas con clientes que han subido al auto y se han quejado por el asqueroso olor.

La sorpresa más desagradable, fue darme cuenta que ni siquiera removieron el asiento trasero, cosa absolutamente imprescindible para manipular el subwoofer trasero, esto debido a que las apernaduras están inmaculadas. Lo que da cuenta que me mintieron y no ejecutaron ninguna acción en este punto.

Yo me pregunto, cómo puede ser posible tener tan mala suerte con un auto tan caro, cómo puede ser posible tener personal tan inoperante e inexperto y que falta a la verdad.

Soy cliente de Toyota hace 8 años aproximadamente, con Bruno Fritsch particularmente, donde he sido atendido los últimos 4 años por el Sr. David Retamales, quién puede dar fé que jamás he tenido problemas con ninguno de los 6 autos que le he comprado. Hoy tengo además del Lexus, una camioneta Toyota 4runner del año 2011, que acabo de ingresar para el mantenimiento de 10.000 kms, con la que nunca he tenido problemas de olores ni ruidos.

Cómo puede ser posible que éste auto tenga tantos problemas, siendo “una marca de Lujo”, como dicen, “con un servicio de lujo”, como promueven. En mi opinión, es el peor servicio que he recibido por postventa de un auto, en mi vida.

Luego de comentarle esta situación a María Fernanda, a quién evité molestar hasta donde pude, por este asunto. Me dijo que había escalado la situación y que me contactarían para una reunión, durante la semana siguiente.

Me llamó inmediatamente el Sr. Molina, quién me dijo que me contactaría personalmente durante la semana, para coordinar una nueva entrada al taller, con seguridad más larga “1 semana” para resolver el tema. La semana pasó completa… y el llamado nunca llegó.

El día Viernes 14 de Diciembre, acudí personalmente a preguntar, por qué no se me contactó y el Sr. Molina me contesta con un escueto, “el Sr. Sapunar, gerente de Servicio, quedó en contactarlo”. Evidentemente, el tampoco llamó.

El Sr. Molina, lo contacta telefónicamente frente a mí y el Sr. Sapunar, contesta que no me puede atender, que “no se encuentra disponible” y que sólo me recibirá el día Lunes 17 a las 14:00 hrs.

Por si todo lo anterior fuera poco, el mismo Viernes 14, el auto, estacionado en el piso -5 de mi oficina, no partió. Emitiendo ruidos extraños. Al llamar a la vendedra, me dice que se ha podido quedar sin bateria, cosa rara, porque las luces encienden y el auto reacciona al control remoto, me indica que probablemente se bloqueó con alguna interferencia por una antena de radio o similar. En el piso -5???? curioso. La falla se ha vuelto a presentar durante el fin de semana.

Yo sólo espero lo mínimo, una respuesta concreta, que alguien se haga responsable y me dé una solución seria y un compromiso real con los problemas de un auto que a mi parecer es un completo desastre.

Espero obtener una solución formal a esta situación y que me cambien el auto.

Pienso ejercer todas las acciones que correspondan y procedan, para exigir una solución a esta desagradable situación.

Por mi parte, comentaré esta situación en todas las instancias que estén a mi alcance. Comentaré el servicio desastroso que se me ha dado desde el comienzo, la inexistente solución y carencia absoluta de responsabilidad en su organización.

Sin otro particular, y atento a sus comentarios, le saluda atentamente,

Adjunto:

- Factura de Compra.

- Reporte de ingreso de reclamo en sernac.

Guillermo Enrique Vargas Guzman

Autor: G.V.
Publicado el Lunes, Diciembre 17, 2012 - 15:04. La persona que publicó este contenido se ha identificado internamente con su nombre, rut y otros datos aportados voluntariamente. Para tomar contacto con el autor considere las alternativas que se presentan a continuación. Las opiniones publicadas por los usuarios en el foro no reflejan necesariamente la opinión de los administradores.