Este reclamo tiene más de seis meses de antigüedad
  • Huechuraba, Chile
  • 25, Diciembre 2015
  • Número: 358401

Asociación Chilena De Seguridad Achs

Procedimientos irregulares. rechazo injustificado

SEÑORES asociación chilena de seguridad achs

PRESENTE


Estando con licencia psiquiátrica particular, originada en estrés laboral, fui aconsejado de acudir a la ACHS a solicitar atención por enfermedad profesional a fines de octubre. Me examinó médico general y prescribió reposo, que se renovaba cada control periódico, semanal o bisemanal. Fui evaluado el 6 de noviembre por psicólogo y psiquiatra externos (Psicomédica) que consideraron plausible el caso. ACHS me envió a acupuntura. Me pidieron contactos de compañeros para estudio de puesto de trabajo, sus celulares, prometieron absoluta privacidad. En cambio, enviaron un correo electrónico, exponiéndolos innecesariamente. tuve que sustituir a una de las personas. La experta externa que fue a hacer el estudio se sirvió de documentos privados míos, que el empleador estaba impedido de entregar, infringiendo gravemente el Código del Trabajo. Durante noviembre y diciembre no me pagaron un peso porque mi ficha estaba bloqueada, debido a una consulta hecha en junio por un problema en el codo. Me tramitaron en exceso. Mientras, en mi oficina, el ambiente se enrareció después de este estudio de puesto de trabajo, pues la experta externa habría manifestado a mi jefa que yo le había hecho una acusación de acoso laboral (sic), siendo que jamás fui a la Inspección del Trabajo ni a los Tribunales, donde se ventilan esos asuntos. Finalmente, contra lo señalado por una psiquiatra y una psicóloga que me presentaron, contra la evaluación de los externos y lo expresado por mis compañeros, más el relato semanal que yo iba entregando, declararon mi enfermedad como NO LABORAL, sin riesgo en mi ambiente de trabajo, derivado al sistema común por un Comité médico de un ente que es el mero administrador del seguro. Yo quedo desprotegido, ahora a merced de la Isapre. Fui objeto de ineficiencia e indolencia del organismo que, se supone, estaba para sanarme. No sé cómo opera la SUSESO, y ya no confío en este sistema, que se creó en 1968, pero es bien distinto de lo que fue originalmente, pero tendré que apelar. La ACHS, como rechazó la calidad laboral del caso, me extendió una licencia común, retroactiva, que remití al empleador, para Banmédica. En ACHS me dijeron que “sí o sí debían pagarla”, no podían discutirla, pues no era “culpa mía”, nada de COMPIN. Pero, ¡Oh, sorpresa!, el 24 de diciembre a las 20 horas, llega un mail de Banmédica a mi correo, el que leo después de las 12, junto con los saludos que se ven a esa hora. Era una notificación de REDUCCIÓN de la licencia de ACHS (la que se tenía que pagar sí o sí), más el rechazo total (sin peritaje ni nada) de una nueva licencia particular (mi reposo para recuperar mi psiquis, dañada y el pánico de sólo pensar volver a mi lugar de trabajo, en el ambiente que se generó). Regalito navideño. ¿ACHS faltó a la verdad o Banmédica (PENTA) se pasan de vivos? No sé qué hacer. ¿Ir al COMPIN si me dijeron que esto no se cuestionaba? No sé en qué sociedad vivimos. ¡Y así se va a sanar uno! Mi mujer ya está colapsada. Temo malas consecuencias. Si este espacio es más que catarsis, ¡Vaya que estaré agradecido!
Autor: C.D.
Publicado el Viernes, Diciembre 25, 2015 - 17:16. El autor de este contenido se ha identificado privadamente con su nombre, rut y otros datos aportados voluntariamente. Para tomar contacto con el autor considere las alternativas están a disposición. Las opiniones publicadas por los usuarios en el foro no reflejan necesariamente la opinión de los administradores.